sábado, 3 de diciembre de 2016

TBO Nº 2501. Escaneo inédito de Puxasturies.


El amigo Puxasturies continúa con sus obsequios de Adviento, ofreciéndonos un escaneo inédito de nada menos que de un TBO,  publicación por excelencia que dió nombre a este género y que cumple el año que entra 100.

Al respecto reproducimos un interesantísimo artículo,  publicado por Anna Abella en El Periódico, el 30 de Noviembre de 2016, 

El tebeo que nació hace cien años
Un estudio homenajea el próximo centenario del 'TBO', legendaria revista infantil nacida en marzo del 1917

Fue “el tebeo que dio nombre a los demás”, recuerda ya desde el título el libro que “reivindica, homenajea y celebra los 100 años” del nacimiento, el próximo 11 de marzo del 2017, de la revista ‘TBO’, la legendaria publicación infantil por cuyas viñetas desfilaron series y personajes como 
La familia Ulises, 'Los grandes inventos de TBO', Eustaquio Morcillón y Babali o Altamiro de la Cueva y dibujantes históricos como Opisso, Benejam, Urda, Muntañola,
Josep Maria Blanco Ibarz o Josep Coll.


El ‘TBO’ entraba en 1917 (a un precio de cinco céntimos de peseta) en un mercado dominado por cabeceras como 'En Patufet', 'Dominguín' o '¡Cu-Cut!'. “Las claves iniciales del éxito -opina el periodista Jordi Manzanares, autor del estudio, publicado por Diminuta en catalán- están en que rompe con la idea de la época de que una revista infantil debía ser educativa. Apostaron por un producto comercial y lúdico que buscaba distraer a los niños”. Nació cuando Joaquín Arques, administrador y guionista del impresor Artur Suárez, que publicaba revistas de humor basado en el sexo (llamadas psicalípticas), le sugirió a este lanzar una publicación para chavales para amortizar la maquinaria. Autor también de zarzuelas, hasta le sugirió el nombre, que, según revelaba la antigua secretaria de redacción Rosa Segura en sus memorias, se inspiró en el de una pieza lírica estrenada en 1909 que trascurría en la redacción de un diario imaginario llamado ‘TBO’.

  A los pocos números Suárez vendía la cabecera por 3.000 pesetas al que sería su yerno, Joaquim Buigas, quien para Manzanares fue el alma máter de la revista hasta su muerte, en 1963. “Hacía los guiones, maquetaba, dirigía...” y el humor que él imprimía al 'TBO' antes de la guerra civil “no era tan blanco como podía parecer. Había escenas violentas, decapitaciones y hasta la familia Ulises se comía el perro. Con Franco y la presión de la Iglesia, y con el relevo de Carles Bech como guionista la línea inocente se acentuó”.


El 'TBO', que llegó a su punto álgido en 1965 con 350.000 ejemplares, había sido líder también en 1920 con tiradas semanales de 39.000. Pero en 1921 nació la futura Escuela Bruguera, su acérrima competencia durante años. Fue cuando Joan Bruguera decició entrar en el campo de las revistas infantiles con 'Pulgarcito', que en seguida alcanzó 50.000 ejemplares. Cita Manzanares al estudioso del cómic Luis Gasca, quien señala que ya en la posguerra, mientras que 'TBO' reflejaba “un mundo nacional sencillo, familiar, un concepto patriarcal de la vida, una sumisión de la mujer española al marido”, 'Pulgarcito', con dibujantes de Bruguera como Cifré, Escobar, Conti o Peñarroya, mostraba “la otra España, la del oficinista renegado que odia a su jefe, la de las solteras que hacen equilibrios para subsistir, la del marido 'macho ibérico' amante de la fiesta, la del hambre y las colas del autobús”.

"MÁS VISTO QUE EL TBO"
Ambos, 'TBO' y la 'factoría Bruguera', que multiplicaría cabeceras, con 'Mortadelo', 'SuperMortadelo', 'Superpulgarcito'..., son hoy indiscutibles iconos de la cultura popular, que durante la posguerra fueron una “forma de ocio asequible de la infancia” a la vez que permitían “evadirse de la triste realidad”. Ya en 1930, el primero inspiraba la canción 'Yo quiero un tebeo', de Mercedes Belenguer y su marido, el Maestro Lito (autores de 'hits' como 'Mi casita de papel'); en 1967, la palabra tebeo entraba en el diccionario de la RAE y ¿quién no ha usado las frases “es un invento del TBO” o “estás más visto que el TBO”?.


Al inicio de la guerra civil, 'TBO' fue colectivizada por miembros de la Escola Nova Unificada, manteniendo a Buigas en la dirección. En la posguerra, mantuvo la empresa y, al morir su suegro, se asoció con la editorial Bauzà, cuyo gerente, Emilio Viña, sería coeditor y codirector de la revista. Empezaba la segunda etapa (hasta 1952), de cuadernos sin numerar y sin fecha específica, porque el semanario infantil de Falange, 'Flechas y Pelayos', tenía la exclusiva de la periodicidad.
 

EL DECLIVE
El humor blanco de Bech les salvó mayoritariamente de la censura, aunque sí se recuerda la multa y la orden de confiscación cuando en 1951 el dibujante Manuel Díaz Llamas, antiguo anarquista, ponía, supuestamente por “desconocimiento”, el nombre de Blas Pérez, entonces ministro de Gobernación, al personaje de un chiste. El humor inocente fue, a partir de los 70, una de las causas de la pérdida de lectores. El resto hay que buscarlas, enumera Manzanares, en la competencia de Bruguera y la llegada de la tele y de los 600: nuevas posibilidades de ocio de fin de semana.

Tras diversos intentos de modernización, con series rompedoras como 'La Habichuela', de jóvenes autores como Esegé, Paco Mir, Tha y TP Bigart, o una aventura en catalán que no cuajó, el entonces director Albert Viña, hijo de Emilio, vendió en 1983 la empresa a Bruguera, que tras intentar reflotar el 'TBO', con Joan Navarro al frente, para público adulto, cerraría cuatro años después, quedando en manos del principal acreedor, el Banco de Crédito Industrial. Fue a este al que en 1987 el Grupo Zeta de Antonio Asensio compró Bruguera y nutrió con su fondo Ediciones B, editorial que desde entonces lo viene recuperando, sobre todo en sus colecciones de clásicos y recopilatorios como el de 'Los grandes inventos del TBO'. Las historietas de la revista se publicaron también desde 1988 durante 110 semanas como páginas encartadas en el 'Dominical' de EL PERIÓDICO y, en febrero de ese año salía el primer número de la nueva etapa, dirigida por Víctor Mora.

Sin embargo, la vida de La familia Ulises no había terminado. Fue Alfons López, en el 2007, quien también en Ediciones B, en la colección 'El TBO de siempre', se atrevió a recuperar los famosos personajes de Benejam. El título simbolizaba toda una época: 'Estraperlo y tranvía'.


Comunicado de Ediciones B sobre el libro de Diminuta.
 Ediciones B, como propietarios de marcas de la antigua Bruguera, ha hecho público un comunicado en el que anuncia que sus servicios jurídicos han notificado oficialmente a Diminuta Editorial que debe cesar todos los actos que con su libro, '100 anys. El tebeo que va donar nom als altres' violen el derecho marcario de B.

Según la nota, Ediciones B, que conoció el pasado lunes por las redes sociales que Diminuta iba a publicar el libro conmemorativo sobre 'TBO', “se alegra de cualquier homenaje que se lleve a cabo a estos personajes y marcas”. Pero puntualiza que, “todo uso de marca registrada debe hacerse con el consentimiento de los titulares de la misma” y lamenta que no se les haya comunicado.

Por ello, continúa el escrito, contactaron ellos con Diminuta al detectar “la utilización en la cubierta –sin la autorización debida- de una pluralidad de marcas (idénticas o imitaciones), tanto denominativas como gráficas, que son titularidad de Ediciones B”.

Por ello, la editorial pidió conocer el contenido completo del libro. Al no recibir respuesta han decidido, añaden, emitir el comunicado.

Ediciones B publicará en marzo del 2017, coincidiendo con el centenario, el libro oficial con el título de '100 años de TBO', a cargo del divulgador y especialista en cómic Antoni Guiral.

El TBO que comparte con nosotros Puxasturies es el Nº 2501, año LXVII, 
publicado en Barcelona en Marzo del año 1983, editado por Buigas, Estivill y Viña SL.
Gracias le son dadas por su generoridad





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PÁGINAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...