martes, 11 de abril de 2017

Los comienzos de... Enrique Jiménez Corominas - EAGZA


Enrique Jiménez Corominas nació en Valladolid el 3 de septiembre de 1969. 

Durante su infancia su lectura se limitó a las publicaciones humorísticas del sello Bruguera, pero en la adolescencia descubrió a los autores que marcarían su inicio artístico, sobre todo a Berni Wrightson y Richard Corben, de los que supo tomar estilo y temática para su propia obra. Otras influencias posteriores fueron Bill Sienkiewicz, Alberto Breccia y Barry Windsor Smith, junto con varias otras corrientes artísticas del cómic, la ilustración y la pintura.

Desde mediados de los ochenta comenzó como aficionado a publicar en diversos fanzines autóctonos, como Tintachina, Studio o El Prodigio. En 1984, con 15 años, ganó un accésit en la 2ª Semana Nacional de Cómic de Valladolid con la historieta “Sangre”, que fue publicada en Tintachina Especial Concurso. Inició su carrera profesional al ganar el concurso de jóvenes talentos promovido por Josep Toutain en sus revistas Zona 84 y Comix Internacional en 1986 con la historieta “Salvación”, realizando además una de las dos portadas del número donde se publicaron a los ganadores. En esta historia, que tiene como referencia gráfica más inmediata a Wrightson, sobre todo en su etapa de ilustrador de Frankenstein, con reminiscencias en el uso de la plumilla de ilustradores clásicos como Joseph Clement Coll, se narra la sumisión de la plebe ante el representante de una religión, y cómo éste es fácilmente desbancado por otro iluminado. Siguió a partir de este momento colaborando con Toutain, con las historias cortas “Cada pequeña cosa que ella hace es mágica”, de 9 páginas y en blanco y negro, en Zona 84 nº 45, y “La coleccionista de sueños”, en Zona 84 nº 74, escrita por Jesús Gil y en la que el autor utilizó por primera vez el color.

Mientras realizaba el servicio militar publicó en la segunda etapa de la revista Creepy la serie “Tragaldabas”, en los primeros seis números entre los años 1990 y 1991 (aunque la primera entrega está firmada en 1989). Sobre la base de un secuestro a una periodista atea por un fanático religioso se van mostrando en cada capítulo diferentes “parábolas”, diferentes historias de terror. Se aprecia una evolución a mejor, el barroquismo es menos “barroco”, la lectura más fluida, pero se repiten constantes, escenarios y trasfondos religiosos, hasta llegar a la obsesión. La obra sería recopilada en un tomo por Recerca en 2000.


Tras el cierre de Toutain en 1992, Corominas comenzó a colaborar con la editorial Norma en la revista Cimoc. En su número 131 se publicó “Diosa”, con 10 páginas a color, en la que una niña vive con su abuelo pintor, que la maltrata, mientras que ella adora a uno de sus cuadros que la acabará ayudando. La temática del maltrato infantil se repite (ya pasó con la protagonista de “Tragaldabas”), pero aquí ya se vislumbra al Corominas ilustrador actual. Las figuras son estilizadas, incluso alargadas, los cuerpos deformes se ajustan poco a la realidad pero son muy expresivos, el dibujos es más suelto, el color ha mejorado enormemente desde la última historieta. En dos entregas (números 143 y 144, enero y febrero de 1993) publicó la historieta “Cuando tus pies, Paris...”, con guión de Jaime Vane (pseudónimo de Vicente Rodríguez Sánchez). Estas historietas aparecieron a finales de los 1990 en la revista estadounidense Heavy Metal, por mediación de la agencia Norma. También en Heavy Metal (vol. 24, nº 1, año 2000) apareció una historia titulada “Décadence” y firmada en 1992.

En 1993 publicó en la revista Co&Co, de Ediciones B, dos capítulos de la serie “Historias del circo” con guión de Jorge Zentner, de los seis inicialmente planeados. También con Zentner inició otro proyecto, no fructificado, con el nombre “Cartas a Mertov”. A finales de los noventa colaboró con la editorial Planeta-DeAgostini, primero como ilustrador de las cubiertas de la serie Kull, y después como autor completo en el número único Eye Gray, dentro de la línea Laberinto dedicada a los autores españoles. En Eye Gray se describe la persecución policial a un maníaco caníbal que logra resolverse con la ayuda de un egipcio inmortal con poderes que le permiten hablar con los muertos.

Desde principios del siglo XXI, y compaginando esta tarea con su labor como ilustrador editorial, Corominas colaboró ampliamente con la editorial Recerca, en la que realizó ilustraciones para las cubiertas de la serie Hellraiser, una historieta para la revista Negative Burn, además de la ya mencionada recopilación en tomo de Tragaldabas y la edición en español del primer volumen de la serie Dontar, historia de fantasía oscura que el autor había elaborado inicialmente para la editorial suiza Paquet y que no tuvo continuación.

En relación con la historieta, Corominas ha estado dedicando varios años a finalizar su adaptación al cómic de la novela de Oscar Wilde El retrato de Dorian Gray. La mayor parte de su trabajo ha tenido relación con la ilustración de cubiertas para libros de diversas editoriales, como Timun Mas o Gigamesh, para la que destacan sus ilustraciones para la serie Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin.

Además de su labor de ilustrador para publicitar diferentes eventos relacionados con el cómic y el cine, ha ejercido de docente en numerosos cursos de ilustración distribuidos por toda la península.

Texto de la ficha de Tebeosfera

 



2 comentarios:

  1. Interesante, gracias Emilio; le hará "compañía" a uno que tengo pendiente de Urijenny, recopilando Tragaldabas XD

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Emilio por difundir la obra de este gran artista hispano. Como ya he comentado en alguna parte, la obra de los comienzos de este artista, a mi modo de ver, es impresionante, y prometía muchos más de lo que finalmente ha dado el artista en su madurez.

    Cordial saludo.

    ResponderEliminar

PÁGINAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...